jueves, 9 de julio de 2009

Misión

Desde lo alto del tercer piso donde ponía ladrillos, el obrero vio a aquella morena alta, con ese cabello ondulado, esas curvas -una morena de libro, vaya- y no pudo menos que lanzarle un piropo. Con tan mala suerte que la joven, que llevaba los cascos de música puestos, lo esquivó con una mezcla de despiste y pasmosa habilidad. El piropo cayó en el suelo con un sonoro topetazo. Magullado, humillado, se sintió decaído y sin fuerzas, como un soso monosílabo. Porque, al fin y al cabo, ¿qué es un piropo sin nadie a quien ser dedicado? No es nada, no es nadie, es mero sonido, es, es... es aire. El piropo, aterrado por tan terrible destino, se puso palabras a la obra para buscar una mujer a la que adular.

Se encontró por la calle a una despampanante rubia, que al oír aquello de “MORENAZA”, se ruborizó por las indiscretas raíces negras que asomaban en su melena y salió huyendo, antes de que el piropo terminara su basta concatenación de palabras. Al poco tiempo, el piropo encontró en una cafetería a una inocente abuelita y, considerándola lenta de movimientos, decidió atacar de nuevo. La anciana, risueña, se puso a recordar cuando recibía piropos como esos todos los días: del obrero, del kiosquero, del aprendiz de panadero... Farfullando sus picantes historias a un inexistente interlocutor –pues esta vez era el piropo el que había huído a tiempo- la señora salió rumbo a su banco favorito del parque.

Pasados unos minutos, el piropo encontró a una morena sentada en una parada de autobús. ¡Una verdadera morena! Una mujer normal -ni alta ni baja, ni lista ni tonta- embebida en la lectura de un grueso best seller sobre vampiros. ¡El plan podía funcionar! El piropo se acercó, muy lentamente, por la espalda, y zas, cayó sobre la dama desprevenida. Ella miró a todas partes, esperando a descubrir al autor de tan sonoro piropo, pero no vio obra alguna ni obreros alrededor. Sabiéndose sola en la parada, sonrió pícaramente con una de esas sonrisas que dicen “mmm, no estoy mal para mi edad”. Así, el piropo encontró alguien a quien ser contado. Y la mujer encontró un leve motivo de alegría. Nunca un piropo había viajado tanto para lograr su objetivo.

10 comentarios:

Crispín dijo...

el otro día estaba en casa cuando el piropo llamó a mi puerta.

yo me sorprendí mucho,ya que la última vez le llamé mentiroso.

y es que los piropos incomprendidos son de un pesado..

Señorita Puri dijo...

Yo es que creo que este texto es tan bueno que mejor no digo nada.
Te has puesto el listón muy alto, aviso.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Yo estoy con la Señorita Puri, pedazo texto, Saroide. Me rindo a tus pies.

saroide dijo...

_Crispín: cuidado con los piropos abandonados e incomprendidos. Nunca, jamás, les abras la puerta. Ya has visto que no se cortan ni con las tiernas abuelitas, ¡van a saco y no tienen escrúpulos! :P
¡Gracias por volver!

_Srta: ¡gracias! Pero no me pongas tanta presión, qué responsabilidad jajajajja. Siempre intento sorprenderos: intentaré que siga siendo así :). En serio, GRACIAS. ¡Esto sí que es un piropazo!

_Buenas Noticias: GRACIAS también. No me veis, pero me he sonrojado y todo jejeeje...

marguis dijo...

Esto se merece un piropo!!!
Uy! espera que se han puesto tímidos y se han escondido detrás de la teclas del ordenador!!! Estos piropos cuando los buscas nunca los encuentras!!

Un besito!!!!!

javiguerrero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
javiguerrero dijo...

Los piropos es mejor decirlos al oido o respirarlos sobre la nuca , así no iran a parar a las manos del receptor equivocado

ordago13 dijo...

Y viajo bien....
ME encanto lo del piropo viajero...

Soy fan de cuando alguien cuenta situaciones reales con toques magicos, imaginativos o absurdos.
O al reves cuando se inventan historias absurdas imaginativas o mágicas y las revisten de cierta realidad...

Illystil dijo...

Un piropo comprometido, sí señor. Por cierto... ¿a que adivino cómo se llamaba el best-seller sobre vampìros? :P

Un beso

saroide dijo...

_Marguis: hey, diles a tus piropos que no sean tímidos. Que salgan y nos digan cosas bonitas a las dos, que para algo nos curramos los blogs jejejjeje.

_Javi: ¡Buena estrategia, sí señor! Eso pasa por esconderse tras un andamio.

_Órdago 13: Coincido contigo, en dar una vuelta más a las cosas reside la imaginación. Y yo aspiro a eso cuando escribo, a veces con mayor y otras con menor fortuna :). Gracias.

_Illystil: jajaajjaa, has pillado mi pequeña puya a los best sellers, de los que no soy muy fan, no señorita. Es que me agobia que todo el mundo vaya en el Metro o Cernanías con los mismos, mismitos libros, con todo lo que hay que leer. Este verano son el de los vampiros y el de la Hacker esa sueca. :P