domingo, 14 de junio de 2009

Desarraigo

Cabeza adelante, cabeza atrás, cabeza adelante, cabeza atrás. Pan, otro trozo de pan. Cabeza adelante, cabeza atrás, cabeza adelante, cabeza atrás. Pan. En esto consistía la rutina de la anciana paloma del parque. Llevaba toda la vida llevando esa vida. Tanto tiempo, que cuando vio a un grupo de pequeños gorriones remontar el vuelo, reflexionó para sus adentros: “¿A que sería hermoso ser un pájaro y poder volar con libertad?”.

20 comentarios:

saroide dijo...

Nota: estos días he estado de puente. Como el hotel tenía wifi, me ha dado el tiempo justo de entrar aquí y contestar vuestros comentarios. ¡Esta semana me pongo al día con vuestros blogs! :)

Outsider dijo...

Y los que les dan de comer las maldicen porque ensucian las fachadas...

saroide dijo...

_Outsider: jajjajaja, qué gran verdad urbana.

Illystil dijo...

Me ha encantado éste relato, uno de los mejores que he leído nunca.

Es brutal la forma en que se te puede llegar a olvidar quién eres...

Un beso

coco dijo...

Creo que soy una paloma. Lo cual no dice mucho a mi favor. Ni en favor de las palomas.

El chache dijo...

Todos emos soñado alguna vez poder volar lejos... ser libres, completamente libres.
Que sueño mas dulce.
Un saludete

Señorita Puri dijo...

Yo había oido que los ancianos son muy gorrones, pero nunca gorriones.

Muy poético post (oséase poéstico), eres la Pablo Abraira de la blogosfera
Gavilááááán oooo paloooo-maaaa

Serafina dijo...

¡¡¡Qué bonito!!! Yo también me he sentido identificada al leerlo. Por eso estoy de retiro, para aprender a volar y cuando vuelva contarte lo que he visto.

Un beso enorme, sigo leyendo desde las sombras :P

saroide dijo...

_Illystil: EXACTO, es eso lo que yo destacaría de este pequeño relatito: lo fácil que resulta olvidarnos de quién somos por culpa de la alienación. A nosotros también nos pasa a veces...

_coco: jajjaja, no me creo que seas una paloma; ¡tú tienes que ser un águila al menos!

_Chache: un sueño dulce, pero irrealizable si, como esta palomita, lo aparcamos hasta el punto de que se nos olvida que podemos hacerlo.

_Srta. Puri: jjajajjaa, ya estoy canturreando la cancioncilla; espera, aùn no, que está muy bajo el tono.

_Serafina: qué ilusión verte de nuevo; aprende a volar y anímame a hacerlo, que yo también me olvido de que puedo...

marguis dijo...

Todos llevamos un "Juan Salvador Gaviota" dentro... hasta las palomas del parque.arbillec

ordago13 dijo...

tu estas desarraigada¡¡¡

el arbol cuyas raices eran alas¡¡¡



Pasate a escuchar mi programa de canciones del verano
republica libertaria de las tortugas

saroide dijo...

_Marguis: ¿pues te puedes creer que no lo he leído?... Tengo entendido que es un libro precioso.

_órdago: no estoy desarraigada... pero no dudes de que escucharé tu nuevo programa. Mua.

saroide dijo...

_Marguis: he repasado el argumento (divina Wikipedia jejeje) y entiendo muuuucho mejor tu comentario. En efecto, mi pequeño relato y esa novela parecen tener paralelismos. ¡A ver si saco un huequecillo para leerla, que tengo cientos de libros pendientes! ¡Qué ganas de verano!

Möbius el Crononauta dijo...

¡¡Cucurrucucú!!

spottorno dijo...

"A que sería hermoso ser un pájaro y poder volar con libertad y mirar a las suertudas de las palomas, que tienen los pies en la tierra y no andan por ahí sin rumbo como alma en pena?"
Me gustan estos microrrelatos que escriber últimamente. Empiezan a tener forma de conjunto.
Gracias por tus visitas.

saroide dijo...

_Möbius: ay, cómo seguía... lo tengo en la punta de la lengua :P

_Spottorno: na, na, no me des las gracias por las visitas, entrar en tu blog es una pasada, me parece genial. Aprendo muchísimo y siempre paso un buen rato. La fotografía es un tema que me interesa y nunca he sabido cómo acercarme a él... hasta ahora :).
En cuanto a los relatos, estoy contentilla, pero deseando entrar en una etapa humorística, ¡para haceros reír!

Rembrandt dijo...

La rutina puede hacer que nos olvidemos hasta de nuestra propia esencia.
Desarraigo del alma , Sara???

Besotes amiga.

saroide dijo...

_Rembrandt: Exacto, no hay nada ás destructivo que la rutina. Aunque un golpe de la vida a veces nos hace echarla de menos. Qué paradoja. ¡Gracias por leerme, eres un encanto!

BUENAS NOTICIAS dijo...

Poder volar sería bonito, sí.... díselo a la anciana del parque....

saroide dijo...

Buenas Noticias: jajjaja, pobre anciana, ¡si vuela se puede romper la cadera!