miércoles, 10 de junio de 2009

Establecer estado

J. T. era un hombre recto y marcial, acostumbrado a obedecer órdenes. No se planteaba discutir una directriz de sus superiores, se limitaba a acatarla. En eso consistió su vida durante las más de tres décadas que estuvo en el ejército.

Toda una vida de obediencia que perdió sentido al jubilarse. Hasta que un día, J. T. vio en el chat de su correo una orden muy específica. Una orden que estaba llamado a cumplir: Establecer estado. Rápidamente, reunió a unos cuantos colegas retirados, dio un letal y eficaz golpe de Estado y estableció una dictadura a la vieja usanza, ensalzando para el puesto superior al más duro y experimentado de todos los generales. Así, J.T. murió con la satisfacción de poder cumplir órdenes hasta el final de sus días.

11 comentarios:

Señorita Puri dijo...

De hecho el Secretario de Estado más marcial que ha habido era Henry Messenger.

El chache dijo...

Vivir y morir cumpliendo su deber... eso es algo que podria estar bien, pero mejor me lo pienso y no lo hago.
Un saludete

marguis dijo...

Esto le pasa a la gente que se toma las cosas demasiado literalmente...
:P

Rembrandt dijo...

J.T.: pensar nunca , no???

Algunas personas necesitan que siempre se les esté indicando el camino por más nefasto que este sea.
El mundo está lleno de ejemplos como ese, que tristeza!
Estupenda entrada amiga.

BESOS
REM

Illystil dijo...

Joer, a eso se le llama seguir órdenes al pie de la letra, jeje.

Un motivo curioso para dar un golpe de Estado y establecer una dictadura. Pero estoy segura de que hay razones todavía peores...

Un beso

saroide dijo...

_Srta.: jajajaaj no sé cómo haces para sorprenderme siempre. O traducido al lenguaje ferrero-rochiano: ¡Tú me has realmente conquistado!

_Chache: mejor no lo hagas, al menos como este tipo :P...

_Marguis: Y tan literalmente. O peor aún, marcialmente, glubs.

_Rembrandt: efectivamente, cuántos no encuentran sentido a su vida sin obedecer órdenes, por estúpidas que sean. Una vez más, me encanta tu lectura :)

_Illystil: al pie de la letra... ¡y al pie del cañón! Calla, calla, que algún motivo incluso más triste habrá para establecer una dictadura; bueno, todos lo son... :)

BUENAS NOTICIAS dijo...

Sí que debe ser una satisfacción esto de cumplir órdenes. Yo nunca lo he probado, jejeje
Besitos, Saroide!!!!

saroide dijo...

_Buenas Noticias: pues qué suerte; te digo yo que no te pierdes nada :).

BUENAS NOTICIAS dijo...

jajajajaja, gracias Saroide, me quedo más tranquila... un beso enorme y buen finde!!!

David Carrascosa dijo...

Pobre JT... acataba hasta las ordenes que no sabía de donde provenían. Quizá le fuera necesario para vivir.

Un placer volver por aquí

Besos

saroide dijo...

_David: ¡Hola de nuevo! Por desgracia, hay gente para la que es necesario obedecer. En todo momento, toda la vida.