miércoles, 30 de septiembre de 2009

Sin tinta

Andrea no podía escribir: la tinta de su imaginación se había acabado. Al principio lo notó por los repentinos borrones. Y poco a poco se fue secando; hasta que, por más que apretaba o agitaba su cerebro, sus historias sólo dejaban una triste marca, profunda y sin color.

Necesitaba buscar urgentemente un recambio para su tinta. Y sabía muy bien dónde encontrarlo: en ningún lugar en concreto. Podía estar en una violeta puesta de sol, en el tacto de un suave jersey de lana o en el crujir –cra, cra- de sus cereales de desayuno. En cuanto recargara su fuente de ideas, podría continuar con su ya sediento volumen de cuentos.

12 comentarios:

Perla del Turia dijo...

Qué angustia, ¿dónde se comprará el toner de la inspiración...?? ;)

Möbius el Crononauta dijo...

En el calamar de las musas, tal vez.

BUENAS NOTICIAS dijo...

A mí me ha gustado lo de encontrarla en el cra cra de los cereales. Genial!!

saroide dijo...

_Perla: jjajaja, ya quisiera yo, que hacía un encarguito; últimamente me cuesta muuuucho escribir, mi cerebro y mi mano creo que no se adjuntan ahora :P

_Möbius: o en el del calamar del cuento del otro día, así no se desaprovecha la tinta.

_Buenas noticias: :) es que es verdad, la inspiración está en los lugares más inusuales, hasta en el sonido de los cereales.

¡Un abrazo a todos y gracias por los raudos comentarios!

Señorita Puri dijo...

Creo que si la cogen entre dos y la frotan pa los lados, así metiéndole meneos, y luego le echan el vaho en la cabeza a la altura de la coronilla, igual vuelve a escribir.
Por lo menos con los bolis del cole funciona.

Oye, y una última pregunta, si Andrea se pone un jersey naranja
¿escribirá fino?

saroide dijo...

_Srta: jjajaajjajajajajajajaj y con un gafas de cristal escribe normal. ¡Bic, bic, bic bic bic!

David Carrascosa dijo...

Eso le pasa a Andrea, porque Saroide encuentra la tinta mental hasta en un bolígrafo. O no?

Un abrazo; espero que te vaya bien!!

Rembrandt dijo...

Uyyy yo sugiero que Andrea se enamore otra vez, hay que ver la cantidad de musas que vienen solitas , seguro la colmarán de inspiración. Además convengamos que es más divertido que un plato de cereales en el desayuno.

Mi querida Sara compartimos el gusto por Jeremy Irons jejeje.

Besotes desde el Sur.

Arwen Anne dijo...

Espero que a mí lo que le pasa a la prota de tu escrito no me pase, y menos ahora, te dejo algo en mi blog

besos

feliz fin de semana

saroide dijo...

_David: no creas, no creas; que últimamente ando falta de inspiración (se nota porque he tenido que espaciar las entradas, pasan días sin que escriba cosas que me gusten...). Pero bueno, a veces pasa: ahora estoy empapándome de libros, de exposiciones, de Internet... Tengo épocas productivas y épocas de aprender y absorber, imprescindibles para que las otras lleguen. ¡Un gran abrazo!
_Rembrandt: ¡Es una buena sugerencia! No hay mejor "muso" que el amor, gran verdad. Y en cuanto a Irons, qué te voy a decir, vi el vídeo en tu blog y sí, qué jjjjjombre, eh :P. Un besote.

_A. Anne: qué bien verte tan bien; imagino que estás con el proceso de tu libro; me pasaré por tu blog sin duda :)

Alí Reyes H. dijo...

Es así, a veces no se sabe de donde llega la inspiración, por eso lo mejor es tener una disciplina de trabajo para tenerla amarrada junto al escritorio...o a la computadora.
------------
Esa onomatopeya del "cra cra" de los cereáles, estuvo genial

saroide dijo...

_Alí: ¡totalmente de acuerdo! El trabajo es la clave para que la inspiración esté más a mano cuando la necesitemos. No obstante, hay rachas de inspiración, y me temo que no estoy pasando por la mejor. Pero llegará... espero :). ¡Un abrazo!!