domingo, 25 de enero de 2009

Vergüenza

Todos los hombres de la mesa me miran con deseo. Entre conversación y conversación cada uno de ellos me dirige una tímida ojeada; pero yo, fría, inalcanzable, les devuelvo una mirada castigadora. Sé que esa actitud me hace más atractiva...

Pero pasan los minutos y empiezo a impacientarme; mi estrategia no funciona, nadie se atreve conmigo. Hasta que por fin, el más lanzado del grupo me mira de nuevo, dispuesto a dirigirse hacia mí, sin tapujos: me gusta ese estilo. Pero, ¡un momento! Algo pasa, el tipo se corta y va directo a por a mi compañera de mesa, ¡esa empanada!

No, otra vez no, ¿por qué siempre tiene que ser así?

Así que ahí me quedo, sola entre tanta gente, sabiendo que nadie saboreará mis sutiles encantos. Es horrible ser la última croqueta del plato: la de la vergüenza.

27 comentarios:

Arwen dijo...

Sara...pues lanzate tu porque eso de ser la ultima croqueta nada..que tu vales mucho!!!!y sino que los zurzen....jajajaja un besazo guapa

saroide dijo...

¡Gracias, sol! jjejejje. Por cierto, entré en tu blog y no encontré lo que me dijiste... De paso, como viste, te dejé comentarios :). Un besito.

Outsider dijo...

A lo mejor es que hacen como yo... cuando tengo un filete con patatas, las patatas me las como primero y me dejo lo mejor para el final.

El chache dijo...

Es que les intimidas.
Hay muchos tios asi... que se dejan intimidar por la belleza, en lugar de lanzarse a por ella.
Un saludete

Alí Reyes H. dijo...

Claro que eres bella Sara. ahora...si no se han dado cuenta...Bueno, se lo pierden. Lástima que no estuve en esa reunión.

Loverfriend dijo...

Si tu estrategia no funciona, cambia tu estrategia. En cualquier caso, yo te hubiese tomado primera y última, pues miedo no tengo y aun menos vergüenza.

"Empanada" la del "más lanzado" por cortarse con una croqueta (tan calentita, tan sabrosa). ¿Qué iba a elegir si no?

¡Ñam!

Señorita Puri dijo...

Ay, sara, si es que estás empaná


jajajajaja

Señorita Puri dijo...

Espera, otro chiste aún peor:
Ja-mon baby, lánzate jajajaja

saroide dijo...

jajaja, que la prota de este cuentecillo es una simple croqueta, en serio. Me hace gracia que hayáis llegado a esa interpretación jejejeje.

¡Gracias por vuestros comentarios, chistes y cumplidos varios, sois los mejores! Muuuuua.

lobezno dijo...

A la última croqueta no sólo los hombres la miran con deseo. Aunque ellas no se atreverán: "Uyyyy chica, yo no me la como, que estoy engordando".

saroide dijo...

Lobezno: ¡qué gran verdad! jejeje

David Carrascosa dijo...

Los hombres somos bastante miedosos. Siempre queremos tenerlo todo bajo control; y ese siempre... es casi nunca.

Un abrazo!

Rembrandt dijo...

Querida Sara,
vengo a pedirte que pases por mi sitio a retirar un premio que te pertenece.
Te beso y que estés muy bien

Möbius el Crononauta dijo...

Mmm croquetazaaaas...

Luis Carlos dijo...

Sara:
La sacaste del estadio con esta historia. Breve, interesante, tanto, que obliga a llegar haste el final para saber a quièn se le iban a abalanzar los "altos ejecutivos" del partido polìtico "rebùscate como puedas"

"El esfuerzo de escribir un cuento corto es tan intenso como escribir una novela, pues en el primer pàrrafo de una novela hay que definir todo" (De Gabo)

Un besazo guapa y olè
Luis Carlos

saroide dijo...

*David: es verdad que muchas veces os cortáis más de lo que parece :)

*Rembrandt: ¡mil gracias, no dudes que me pasaré! Aunque con los premios soy un desastre; luego no sé cómo ponerlos por aquí para reenviarlos a otros blogueros, me despisto jejej. Pero de verdad, me hace ilusión, mucha.

*Moebius: ¡vivan las croquetas y la tortilla española, que me encanta!

*Luis Carlos: gracias, de verdad. Y qué gran frase de un grande.

casi yo dijo...

Guapísimo final! Ya decía yo que en el mundo no puede haber gente con tal mal gusto, prenda...

saroide dijo...

jajaja, gracias, Farel. Qué salao que eres :)

yotelocorto dijo...

lo que no te llega tendrás que buscarlo tú...

saroide dijo...

jejeje, en este caso la croqueta; de verdad, que la historia es la de la pobre croquetilla de la vergüenza, no la mía jejejeje :)

Rembrandt dijo...

Sara,
que buen cuento, me encanta como , escribes pero además por la hora (aqui es la del almuerzo) me ha dado un apetito bárbaro jejeje. Que la croqueta no se preocupe , dicen que "los últimos siempre serán los primeros"

Respecto a lo del premio , es sencillo,solo tenés que copiar y pegar en tu blog y publicar los nombres de los blogs a los que deseas otorgárselos.

Te beso y que sigas muy bien.

yotelocorto dijo...

Tienes un merecido premio en mi blog, pasate a recogerlo si tapetece...

saroide dijo...

¡Muchísimas gracias, yotelocorto! Eres un encantorrr :)

Serafina dijo...

¡Qué buena eres! Me encanta cómo le das vida a las cosas. Al leer los comentarios empecé a pensar que yo era una bruta y que no captaba la metáfora de una Sara-croqueta, menos mal que luego lo aclaraste. Por cierto, en algunas provincias comerse la de la vergüenza dicen que da 7 años de vida. Yo no me lo creo, pero me da licencia para recoger del destierro a los pobres abandonados por vergúenza ¡y comérmelos, claro!

Besazos

saroide dijo...

¡Hola Serafina! Qué alegría volver a verte por aquí. Exactamente, es la historia de la pobre croquetita de la vergüenza; lo que pasa es que ponerla en un contexto de hombres le daba un rollo "confusión" que me gustaba para jugar con el lector.

¿Dices que da 7 años de vida comerse la croqueta, empanadilla, etc, de la vergüenza? Pues hay que tener cuidado de no romper después un espejo, que entonces no sirve de nada jajjaja.

¡UN BESAZO!

Neverknowsbest dijo...

Creía que te había comentado este post :(

Bueno, pues nada, que es sólo leerte y sentir que juegas en otra liga, hija mía, a ver si subo y nos vemos pronto fufufufu

Un abracete

saroide dijo...

Qué va, neverkwonbest, son sólo estilos diferentes jejejes. UN BESOTE.