jueves, 27 de agosto de 2009

Crack

Un crack lo cambió todo. Lidia se quedó doblada, totalmente agachada, por una repentina lesión de espalda.

La verdad es que, una vez hecha a la idea, no lo llevó mal. Y es que era una chica muy positiva. Adaptó su apartamento a su nueva altura, poniendo los cajones más bajos, y hasta se hizo una segunda planta para aprovechar mejor la distancia hasta el techo: ¡por fin tenía un auténtico duplex! Lo que peor llevaba era la relación con sus amigos. No es que sólo pudiera hablarles a la entrepierna -en los mejores casos al ombligo-, es que para colmo la usaban para apoyarse cuando no encontraban mesita en los bares. Desde allí abajo las conversaciones le resultaban difíciles de seguir y, muy a su pesar, Lidia acabó convirtiéndose en un ser solitario...

Y para encontrar novio también lo tuvo difícil. Hasta que conoció a Marcos, un chico muy, muy pequeño con el que encajó… en todos los sentidos. Desde el primer momento fueron inseparables: cuando se abrazaban, se acoplaban a la perfección, como dos piezas de Tetris (ella como la pieza con forma de ele y él como el cuadrito).

Mucho después, tras años y años de tan cercano y unido matrimonio, Lidia enviudó. Compró un espacio en el pequeño cementerio del pueblo y encargó dos ataúdes, con la forma de cada uno. Así, cuando a ella le llegara su momento, podrían juntarlos para descansar tan unidos como habían pasado la vida entera.

6 comentarios:

marguis dijo...

Me pegunto como serían sus hijos, en forma de T o muy muy altos y alargados...

Señorita Puri dijo...

Qué bonito, y dejaron los ataudes a ras del suelo, y cuando los juntasen formarían una línea, parpadearían y desaparecerían forever and ever.

Möbius el Crononauta dijo...

Pazhitnov sí que era un crack

Rembrandt dijo...

Dejando de lado las cuestiones físicas , todos somos un poco solitarios hasta que encontramos a esa persona con la que "encajamos" y cuando eso sucede casi siempre es hasta el fin de nuestros días, por eso es lógico que deseemos estar juntos aún después de la muerte.

Linda historia Sara, me gustó

Besotes desde el Sur.
REM

saroide dijo...

_Marguis: como las generaciones mejoran,les saldrá la pieza alta y alargada del palito ;P

_Srta: ¡qué tierno final post-final!

_Möbius: En efecto, sólo un tal Алексей Леонидович Пажитнов pudo crear algo así jjjajja.

_Rembrandt: es un privilegio encontrar a la persona con la que encajas y terminar con ella tus días, sí señora. Y hay que disfrutarlo.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Lo que yo te diga, nada como mirar la vida en positivo, jajaja