jueves, 18 de diciembre de 2008

Conspiración en vinagre

A mis oídos ha llegado la terrible historia de una chica de Alcalá de Henares que creó un blog sobre los pepinillos en vinagre. Al principio era un pequeño blog sin pretensiones. Puso un par de sencillas recetas de pinchos caseros y tan contenta. Entonces todos sus amigos, por compromiso, empezaron a entrar y a ponerle comentarios en plan “está fantástico” “sigue así :)”. Y tanto que siguió. Y siguió. Estaba lanzada y ya no sabía cómo satisfacer a su “fiel y exigente audiencia” como ella les llamaba, emocionada. Se puso en el compromiso de publicar una entrada cada día. No podía paraaaar.

Así que, cuando se le acabaron las recetas, pasó a publicar la historia del pepinillo en vinagre, creado por un aburrido marino mercante escocés allá por el siglo XIX (o eso al menos decía Wikipedia). ¿Y después? ¿Cómo podía escribir más entradas? La muchacha recurrió a la imaginación. Publicó los cuentos y leyendas sobre el pepinillo procedentes de toda Europa, especialmente de Rumanía -estas últimas narran las andanzas de pepinillos vampiro, a los que hay que matar con un contundente estacazo empleando un palillo de bar- o inclusive relatos inventados por ella misma: Hansel y Pepel, Caperucita Verde, La Bella y el Peninillo… Pero ni siquiera un alarde de imaginación fue suficiente para seguir escribiendo sobre tan nimio tema. Y se puso a buscar, incansable, enfoques distintos y rompedores para su blog. Miraba google cada día para buscar nuevos resultados relacionados con los pepinillos, creó en facebook un club de fans de los pepinillos en vinagre y participó en infinitos foros de información y opinión. Un fatal camino que le condujo a buscar datos en todo tipo de blogs, como www.sexoencasa.com -donde los pepinillos jugaban un importante papel en diversas fantasías- o los oscuros blogs relacionados con la teoría de la Conspiración...

Y así, leyendo el denso material de esos blogs, un día la muchacha acabó “atando cabos” (sic), para concluir que los pepinillos en vinagre son los famosos “seres verdes” que abducen a inocentes señoras en sus granjas de Texas y mutilan cabezas de ganado en Guatemala, que un pepinillo fue el segundo tirador que disparó a JFK y que grupos de pepinillos organizados son los responsables finales de la actual crisis económica mundial. ¡Lo había destapado todo! ¡Ella solita! Estaba segura también de que detrás de Bush y de los dictadorzuelos africanos y de los grandes banqueros, siempre había habido un lobbie de pepinillos en la sombra.

Pobre chiquilla. Acabó en una institución mental, donde al menos una persona sí la creía. Un compañero de terapia, ex espía de los servicios secretos lusos, convencido de que los boquerones de las tapas de los bares cutres son agentes ocultos de Bin Laden y que, por ello, tratan de dispersar entre la población el maligno anisakis.

14 comentarios:

papanatas dijo...

Fantastica historia.
Pobre chica. En fin. Yo la creo.
Un saludo

saroide dijo...

Bienvenido de nuevo, Papanatas jejje. ¿Ya tienes más escenas en tu blog? Seguro que sí, ahora le echo un ojiño. :)

El chache dijo...

Yo tambien creo a esa pobre chica.
Tiene mucho sentido.
Un saludete

ordago13 dijo...

me ha encantado¡¡

es mas me encantan los pepinillos


tu nunca te volveras loca escribiendo historias absurdas pero preciosas yo quizas si

Loverfriend dijo...

Es posible que uno termine en el manicomio si publica una entrada diaria. Yo lo he intentado algunas veces y difícilmente he podido aguantar un mes (aun con brevísimas entradas).

Por cierto, ayer leí tu mes de octubre. Escribes muy bien (además de con gran imaginación y facilidad para los juegos de palabras). Resta noviembre, Sweet November, ¡ay, Charlize Theron!

saroide dijo...

*Chache: yo también la creo, explicaría muchas cosas absurdas del mundo :P.
*Gracias, órdago; pero seguro que se te da de miedo hacer historias :).

saroide dijo...

*Loverfriend, una entrada diaria yo tampoco puedo jejeje. A veces me acerco, pero tengo rachas de inspiración y de sequía brutal...

saroide dijo...

¡Ah! Y gracias por leer las entradas antiguas, ¡eres un sol!

Señorita Puri dijo...

Yo un dia fui a los Warner Lusomundo y al llegar estaba lleno de portugueses.

Alí Reyes H. dijo...

El humor màs sabio es el que se hace de uno mismo. Este es el caso, te rìes de tì misma como bloggera y de mì tambièn, pues me veo reflejado en esa chica. Escribir un blog es algo obsesivo.

He leìdo algunas de tus entradas, por cierto eres muy prolìfera para escribir (casi 1 entrada cada tres dìas) y de las pocas que he leido me gusto mucho la de la dicatadura del bostezo y la de Un dos, tres, probando. Espero seguir revisando tu archivo en otra oportunidad.

Un saludo desde el otro lado del charco

saroide dijo...

*Puri: jajjaja. ¿Te imaginas? De hilo musical, fados. Y en vez de Burger King tienen una franquicia de Bacalao King. La verdad, los portugueses siempre me han caído bien.

*Bienvenido, Alí: veo que has cogido totalmente la ironía del texto, esa locura bloguera por alimentar a nuestras criaturas a toda costa. Y sí, llevo una temporada prolífica, espero que no les siga una etapa de sequía, jeje. Me alegra mucho que te guste "Un, dos, tres, probando", es uno de mis textos favoritos y pasó un poco inadvertido :). ¡Un abrazo!

Alcaudón dijo...

Ah claro!! Ahora entiendo a los pepinillos embuchaos con boquerones ¡son una alianza popular...! (y vinagrosa) :)

Marcelo L. Cambronero dijo...

Gracias por tu visita, saroide, no sabía que os dabais cuenta de que había "fichado" tu blog... soy nuevo en esto, ahora me he dado cuenta de que tengo una fotita tuya, chiquitita, en mi blog.
La verdad es que "blogeando" leí algunas entradas de tu historial y decidé no perderte de vista. Me gustan las buenas historias, soy relatófogo

saroide dijo...

¡¡Hola Marcelo!!! Yo también soy nueva en esto, jejej. Te vi de casualidad en la página que pone "escritorio", que es como la entrada del blog, pinché y te encontré. Como viste, yo también me he suscrito al tuyo, para no perderte la pista :). Gracias por visitarme, yo también te veré en tu blog. ¡Un saludo!