lunes, 13 de abril de 2009

El Helado Perfecto

Estando de vacaciones en la playa, vi un helado increíble en los carteles de una marca local de helados. Una crujiente capa de chocolate escondía un contrastado interior de helado vainilla con nueces de Macadamia. Maravillada, entré a comprarlo en una tiendecita; pero no lo había. Probé en una segunda tienda, en una tercera y hasta en un cuarto establecimiento. Nada, no había manera. Estaba agotado, o eso me decían... Y los comerciantes, muy pícaros ellos, trataban de ofrecerme otros helados similares. Pero no, no eran el mismo, sólo parecidos. No eran “el helado”.

Después de tantos intentos, empecé a sospechar que aquel helado, el Helado Perfecto, no existía realmente; que sólo era una trabajada y eficaz estrategia de marketing. Un cebo infalible, capaz de atraer al público, de hipnotizarlo. Y entonces, una vez que tienen atrapado a un incauto, zas, van y le venden otro producto similar. Sólo eso: similar. Pero en fin, ¿no es eso en lo que consiste el marketing? La magia de lo ficticio, el truco de lo inexistente, la chispa de la apariencia. Nos venden artistas pop perfectamente moldeadas por el fitness y el photoshop tras las que hay historias de droga, vanidad y profunda soledad interior. Maravillosos vestidos prêt a porter y finos artículos de lencería que se incrustan con malignidad en las curvas de las mujeres de talla 40. Bebidas que parece que te van a cambiar la vida en un minuto y sólo te producen gases durante una tarde. El mundo está lleno de productos perfectos que en realidad no existen, nunca lo hicieron. Y, al igual que mi pequeño helado, nos pasamos la vida pretendiendo comprarlos.

24 comentarios:

BUENAS NOTICIAS dijo...

Qué curioso, va a ser verdad que somos gemelas. Mi post de hoy se titulaba "el instante perfecto". Saroide y GoodNews en busca de la perfección, jajajja
Buena reflexión. Se podría concluir que no hay nada perfecto o, también, lo contrario, que todo es perfecto, no???
Beso enorme, reina!!!!

tipo dijo...

yo soy estrella pop, salgo por la radio y por la tele, a un ritmo que te atrapa y que enloquece, y se vende como pan caliente, o acaso como palomitas que vienen en bolsas tan aparatosas como vacias...

El chache dijo...

Madre mia que helado... ya me parece estar echandomelo a la boca.
Un saludete

saroide dijo...

*Buenas Noticias: pues voy a entrar en tu blog ahora mismito, que me tengo que poner al día. Un plan perfecto.

*Tipo: un gran producto algunas personas, quizá el más vacío y menos perfecto a veces.

*Chache: no veas qué helado, qué helado.

ordago13 dijo...

habia un monologo muy bueno de piedrahita hablando de los helados, y de como cada año se reunia un comite de malignos para ver que helados retiraban y cuales ponian nuevos para el varano..

y asi se fueron, mi cola jet, frigopie, dracula...


gracias por tus visitas me dan la vida¡¡¡

Alí Reyes H. dijo...

...Explìcame donde queda Macadamia...por fa. Por que a mì me parece parte del conjuro de Alì Babá, por aquello de "Abra calabra" o serà ¿Abra macadabria?

Arwen dijo...

Madre mia que helado Sara jajajaaj si es que nos quieren engañar de mil maneras con la publicidad, yo hice un curso de marketing avanzado y madre mia te asombrarias de las cosas que hacen para vender y tratar de manipularnos jajajaj en fin eso se creen ellos verdad Sara que a ti no se te escapa ni una...besitossss

Señorita Puri dijo...

A Darth Vader le gustaba mucho helado oscuro

marguis dijo...

Hola, bienvenida del mundo de las vacaciones!!!

¿Por qué nunca está el helado que nos gusta? Ah!!! Maléfico truco del compra compra aunque no sea eso exactamente lo que buscas... solo parecido. ¡Malditos! Saben como engancharnos!!!

Creo que es una conspiración a nivel intergalactico, los hombrecitos verdes se han infiltrado en nuestra sociedad, para convertirnos en una panda de insatisfechos compradores compulsivos a los que sea mas facil adotrinar y convertir en esclavos complacientes... y aquí está mi ida de olla del día!!!!

Möbius el Crononauta dijo...

Es una táctica habitual, por ejemplo en las inmobiliarias. El chollo de piso que hay en el escaparate no existe. Pero hay otros...

De hecho aquella peli, 'Los otros', iba de eso , ¿no?

Salut

saroide dijo...

*Órdago: yo encantada de visitarte, tu música sí que da vidilla.

*Alí: eso, eso, jajajja, ¿dónde pilla? Si todo está tan bueno como las nueces, me mudo :P

*Arwen: aaaay, por suerte o desgracia soy del ramo de la publicidad, qué me vas a contar jajajaja. Aunque por otro lado, la publicidad está mucho más regulada de lo que se cree. Si no es una norma o ley, es Banco de España que te toca un asterisco, una asociación, o la sociedad de autocontrol de la publicidad. Si no, imagina cómo sería jajaja.

*Puri: Darth es un crack y sabe que el oscuro, el de chololate negro, es el que realmente merece la pena :)

*Marguis: esa conspiración que nombras puede ser tan real que da miedo...

*Möbius: jajjajaja, chapeau. Te doy el premio de chiste ganador del día :P

Illystil dijo...

Has dado totalmente en el clavo. Pienso que muchas veces se nos pasa el tiempo corriendo detrás de espejismos que nunca alcanzaremos antes de que se hagan realidad.

Lo triste es que mientras, si no tenemos cuidado, nos podemos perder la vida.

Un post genial. Un beso

saroide dijo...

*Illystil: tienes razón, siempre detrás de espejismos, tratando de cazas los 100 pájaros volando en lugar del que tenemos en mano. Aunque supongo que eso también es la vida...

Esto me recuerda una frase preciosa que leí ayer:

"¿Has construido un castillo en el aire? Perfecto, ahí debe estar. Ahora sólo te falta hacer crecer los cimientos hasta el suelo".

casi yo dijo...

Si es que al final nunca te metes en la boca lo que te han vendido...

Y ahora en serio,preciosa reflexión, Sarita. Como siempre. Besitos!

casi yo dijo...

Y por cierto, si quieres ver dibujitos míos, aquí los tienes: http://www.flickr.com/photos/elfarelo/

luis dijo...

el famoso helao maravaillao...

(joder, hago los mismos chistes que mi padre)

saroide dijo...

*Casi yo: jaajaj, pillín... Y gracias. ¡No me pierdo esos dibujos! :)

*Luis: jajajjaja, el chiste me lo has metido delao, como quien no quiere la cosa :P

Darko Wiggin dijo...

La "gracia" está en todo lo imperfecto, pero deja de tenerla cuando aquello que has visto perfecto, llegas a creer que realmente lo es...

saroide dijo...

*Darko: hola y bienvenido, como siempre digo. Efectivamente, lo imperfecto tiene un encanto perfecto y lo perfecto es un perfecto rollo :). ¡Vuelve!

saroide dijo...

Volví a encontrar la frase que tanto me gustó y de la que os he hablado, ahora la reproduzco exactamente:

Si has construido un castillo en el aire, no has perdido el tiempo, es allí donde debería estar. Ahora debes construir los cimientos debajo de él.George Bernard Shaw

Outsider dijo...

Si un día encontrases el helado perfecto, la prenda perfecta, la bebida perfecta... dejarías de desear todas esas otras cosas imperfectas que nos rodean. Incluso cuando encontramos el helado del anuncio, le falta ese frescor de esa piscina caribeña... perfecta... que no encontramos ni cuando vamos al caribe, suelen ser helados de dias perfectos para tomar el sol y sin embargo nadie pasa calor, el helado no se derrite antes del cuarto bocado y no hay chorretones por las mangas del niño que solo acierta a luchar con las gotas derretidas del helado que rescata a duras penas del final de ese helado que tan perfecto nos parecía... que caray... a 40 grados a la sombra... los helados se derriten y cuando no se derriten... no apetecen, el helado perfecto no existe, pero seguimos buscando... que es lo que el comercial pretende.

saroide dijo...

*Outsider: totalmente de acuerdo, el helado perfecto no existe. Siempre le falta algo de ese encanto del anuncio... y más aún cuando lo tomamos con esos calores estivales de 40 grados a la sombra, nada idílicos.

Perla del Turia dijo...

Aaay...¿qué haríamos sin la magia del marketing? Siempre ha habido mitología, leyendas, cuentos y me imagino que el helado perfecto, como tantos otros productos perfectos, está ahí para despertarnos el deseo. Que desembolsemos dinero por ello es un mal menor... ¿Qué haríamos si no deseáramos desesperadamente? ;)
Por cierto, ¡¡lo de que el helado nunca existiera me parece genial!! Se merece ser un caso de esos estudiados por la Harvard Business Review (que seguramente tampoco existe)...

saroide dijo...

*Perla: ¡perdona! Te escribí la contestación y no ha salido por lo que veo. Pues tienes razón, el marketing es todo un mundo mitológico lleno de sus propios seres de fantasía, que tratamos de alcanzar desesperadamente :)

¡Busquemos a este helado unicornio, al otro lado de un arcoiris también inexistente!