viernes, 17 de abril de 2009

Tibieza

Estaba sentada en el sofá, con mi portátil, cuando de pronto... ¡tonk! Y luego, tonk y más y más tonks. Los rayos de sol querían entrar por mi ventana, estaban llamando educadamente para pasar. Les abrí, los invité por cordialidad a tomar un café; aunque ellos decidieron no tomar nada, sólo deseaban hacerme compañía (uno pidió Coca Cola Light, pero no me quedaba).

Los rayitos se limitaron a acariciarme, a darme calor para escribir y aliviar mi corazón cansado con tibias manos de madre. Y al poco se despidieron. Una nube los tapó y se fueron sin hacer ruido, como es propio de ellos. Les dije adiós agitando mi mano y seguí a lo mío: escribir mi nueva entrada del blog.

21 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

No cabe más ternura en tanta sencillez

saroide dijo...

¡Gracias, Alí!

marguis dijo...

Leyendo tu entrada, creo que esos mismos rayos me han tocado el corazón...

Un beso y buen fin de semana!!

Rembrandt dijo...

Aquí en Argentina estamos comenzando el otoño, aunque todavía no se nota xq el calor continúa siendo intenso, así que los rayos de sol se meten en la casa sin pedir permiso , pero que lindo es verlos llegar !!!!

Líndisimo lo tuyo como siempre.

Besos!!!

luis dijo...

el mejor de todos los cuentos. eah.

me ha encantado.

Arwen dijo...

Preciosa entrada Sara que invita a relajarse con esos rayitos dandonos en el cuerpo, me has dado ganas de irme a la playa jajajajaj besitos cielo y feliz sabado.

El chache dijo...

Que educados los rallos de sol que han ido a tu casa.
Los que vienen a la mia solo se limitan a despertarme de mala manera y luego se van.
Un saludete

saroide dijo...

*Marguis: ¡cómo me alegra! Si es que son muy majetes, tienen alegría para todas :). Buen fin de semana a ti también :)

*Rembrandt: vaya, son unos rayos más impulsivos; pero lo hacen con buena intención :)

*Luis: jejejej, y yo que lo contaba en plan anécdota de la tarde. Sí, claro, esto... es un cuento. :P

*Arwen: a mí la playa me pilla lejos, pero bueno, mientras me hagan visitas a domicilio, todo bien.

*Chache: ya te digo, los rayos del turno de mañana pueden tener muy mala leche :P

BUENAS NOTICIAS dijo...

Qué buen rollito, Saroide!!!! Casi te puedo imaginar allí en el sofá con una gran sonrisa.
Cómo molan los primeros rayos de sol de la temporada, eh!!!!
Un abrazo fuerte,
Elena

Illystil dijo...

Cuando la luz del Sol llama a tu puerta (o a tu ventana) no tienes más remedio que dejarla pasar.
Muy tierno y evocador Saroide.

Un besote

David Carrascosa dijo...

Qué bonito, Sara, de verdad!! Me dejas casi sin palabras... prefiero leer otra vez tu entrada.

Un abrazo!

PD. Un buen libro, y muy ameno, de introduccion a la filosofía es "El mundo de Sofía" (o "los mundos..."); no recuerdo el autor.

saroide dijo...

*Buenas Noticias: jeje, gracias. Es que estaba en casa, agotadita perdida después de una semana mortal y vinieron los rayitos al rescate, no pude evitar (d)escribirlo...

*Illystil: claro que hay que dejar pasar a la luz, y es que además se pone de un insistente, que pa qué :P

*David: gracias... y gracias. Pensaba yo que El mundo de Sofía era un ensayo más para adolescentes, pero si hace un buen resumen de la filosofía (lo que ahora busco yo), me vendrá de perlas. Además, yo tengo un alma joven jejjee. ¡Un abrazo!

David Carrascosa dijo...

Por cierto, Sara, se me olvidaba ue tienes una cosa en mi blog!

luis dijo...

jo, claro que es un cuento!

y muy bueno, por cierto.

lo sé porqu cuando yo leo un cuento que me gusta me produce una sensación rara, entre placer y envidia. y ahora ha pasado.

es la prueba del algodón. y ya sabemos que no engaña.

saroide dijo...

*David: ¡mil gracias!!!! Yo no suelo devolver los premios blogueros, pero es sólo por falta de tiempo y por lo poco flexible que es para eso mi blog (ya sabes, muy limpio, sólo historias), pero SIEMPRE LOS AGRADEZCO, MUCHO. ¡Y uno tuyo especialmente!

*Luis: jejeje, me refería a que en realidad es medio cuento medio anécdota, ya que se me ocurrió justo cuando los rayos de sol tocaban mi ventana el viernes por la tarde; y bueno, el resto de la historia ya la conoces...
La verdad, es todo un halago lo que dices. Intento siempre que el blog tenga ese aire, esa fantasía algo cándida que es "muy yo"; y a veces hasta lo consigo y todo jajaja. Y por una vez que te dé yo un poco de envidia sana, no pasa nada; que tú me la das todos los días :P.

Señorita Puri dijo...

Ayer llamé a la luna para decirle que no salga, que deje que el sol te salude y cuide más, pero ella no me hizo caso. Es tozuda esta luna. Así que estoy promoviendo una colecta para que vayas unos días a Suecia, que allí dicen que hay 20 horas de sol al día. Está un poco lejos, pero seguro que tu cuerpo, cabeza y sobre todo tus textos lo agradecerán. Bueno, la verdad es que tus textos no necesitan de soles, suecias y lunas. Y si son como este menos aún.

saroide dijo...

*Srta: haz una colecta para que me vaya a Suecia pero no para ver el sol (que además es flojito, aunque dé 20 horas) sino para ver a esos estupendos suecos idílicos de postal, los que montan en bici y llevan un atillo de libros a la espalda, que eso también recarga las pilas :P.

En serio, no puedo más de cansancio, por eso no os puedo dedicar tantas entradas como quisiera... snifff. Muases.

coco dijo...

Disfruta el momento, que en Agosto no los querrás ni ver. Una prueba más de que el amor eterno dura tres meses.

saroide dijo...

*Coco: una reflexión con coco, sí señor :)

casi yo dijo...

Leerte es darse uno cuenta de que la vida es mucho menos prosaica de lo que parece. Cómo molas.

Un besito

saroide dijo...

*Casi Yo: qué bonito lo que dices; la verdad, eso es lo que intento, quitarle lo prosaico a las cosas; bueno, un poquito. :)