martes, 28 de abril de 2009

Ciclo

Aquel blog nació en un entorno feliz. Se crió en la abundancia, repleto de hermosas historias, jugando con otros blogs. Se hizo adulto y pasó su etapa más productiva, en la que creó sin descanso cientos de entradas maravillosas e inspiró a nacer a otros blogs, sus hijos en la blogosfera. Se hizo maduro, y luego mayor.

El problema fue que al hacerse anciano, algo empezó a fallar. Empezó a olvidarse de muchas de sus historias, mientras que repetía otras una y otra vez, incansablemente, como si no las hubiera contado nunca. Le dio por contar batallitas sobre sus antiguas entradas, exagerándolas notablemente. Empezó a tener manías y a quejarse constantemente de los blogs más jóvenes, cuyo lenguaje y nuevas formas ya no alcanzaba a entender...

Y poco a poco, su ritmo se ralentizó. Cada vez recibía menos visitas, quizá las de algún viejo amigo superviviente o la de un joven blog que le había dedicado una entrada a modo de homenaje, poco más. Así, un día alguien observó que llevaba tiempo sin publicar nada. Había fallecido solo, en el silencio, sin que nadie se diera cuenta. La imagen era dantesca. El blog desprendía un acre olor a relato muerto; y el gatito virtual que tenía en el lado derecho de la pantalla, hambriento y desesperado, había empezado a devorar sus post.

24 comentarios:

marguis dijo...

Si es que todo tiene su tiempo de vida y luego llega a su fin... los Birds lo explican muy bien en su canción "Turn, turn, turn"
Hay un tiempo para cada cosa, y avecs, paseándote por aquí encuentras todavía algunos restos de lo que antaño fue un gran blog todavía aleteando en su último aliento...
A veces pienso que empecé tarde, que lo bueno quedó atrás, y ahora solo nos queda la vana ilusión de la gloria pasada.

Uy! que triste y melancólica estoy hoy... tu entrada es el perfecto reflejo de mi ánimo ahora mismo.
:)

El chache dijo...

Me ha encantado leer esto.
Me ha gustado mucho como lo has escrito.
Un saludete

Illystil dijo...

También hay otro tipo de blogs que antes de morir sólos en la más absoluta miseria prefieren suicidarse (es decir, se cierra el blog). Tanto lo uno como lo otro es una verdadera lástima.

Pero la imagen del blog muerto, sólo y en la podredumbre, es escalofriante.

En definitiva, un post genial. Un besote

Outsider dijo...

Como con las personas, los blogs están vivos mientras se hable de ellos y el mejor síntoma de la vida de un blog son los comentarios. Paseandote por la blogosfera puedes descubrir cientos de blogs que creen estar vivos pero es una vida imperfecta, no se encontrarán en la situación que expones pues nunca serán adultos pues no podrán bajar las visitas que reciben pues no les lee nadie... esos, me dan más pena aún.

La diferencia de los blogs con las personas está en que no se deshacen, no se reciclan y quedan ahí, petrificados, son momias que embalsaman pensamientos del pasado enterrados en la página 600 de una busqueda que se detendrá en las primeras páginas...

Fernando Manero dijo...

Todo tiene su ciclo, pero también sus mecanismos para superarla la fase crítica de su final. Mantener vivo un blog requiere no sólo empeño sino plantearse seriamente lo que se desea transmitir con él. Abierto al mundo que nos rodea, sensible a cuanto sucede a nuestro alrededor, dispuesto a no dejarse callar.... sólo así logrará la voz expresada en Internet el milagro nada fácil de la supervivencia.

saroide dijo...

*Marguis: escucharé la canción. Y lo de llegar tarde a los blogs, es relativo. Piensa que mucha gente sin nada que contar ha migrado a facebook y otras redes y cerrado sus blogs. Por lo tanto, ahora se usan mejor :P

*Chache: ¡gracias!!! :)

*Illystil: la imagen de un blog muerto en silencio, abandonado en la blogosfera da yuyu, sí señora...

*Outsider: un blog está vivo por los comentarios, pero creo que la verdadera vida está en que realmente quien lo escriba tenga necesidad de contar algo, pasión, independientemente de que lo lean o no. Es difícil dar con pequeños blogs aislados y humiles, como éste por ejemplo; yo pensaba que nunca entraría nadie y aun así me animé. Eso sí, vuestros comentarios me dan vida. ¡Me encantan y me animan a seguir! Gracias.

*Fernando: tienes toda la razón, un blog está vivo si su mirada lo está.

Señorita Puri dijo...

Creo que cada post (no hablo de un blog, sino del post) es diferente día a día, unos mejor, otros peor. Y no por sufrir altibajos supone una pérdida de calidad. Si los cimientos son buenos no hay problema en que envejezca el conjunto, por muchas redes sociales que vengan. Facebook no deja de ser una calle por la que se cruza la gente "ey, hola, a ver cuándo comemos" "vale, hablamos" "te dejo que tengo prisa" "vale, estás igual que siempre" "ciao". Prefiero el espacio de reposo de un blog, sin duda mucho más personal que un Facebook, por mucha o poca gente que venga. La calidad la da el contenido no el Continente. Por eso yo no compro ahí, si no en El Corte Inglés, por la calidad. Y porque dice mi madre que la carne es muy buena y que si tienes algún problema lo puedes devolver. Una señora llegó un día y devolvió una jaqueca porque no le dejaba dormir. La fruta es mejor en el mercado, por cierto. Y más barata.

saroide dijo...

*Puri: jajaja, lo que quería decir es que muchos blogs han desaparecido porque empezaron como diarios de la nada y esa gente prefiere otras movidas en Internet más cómodas. Yo también prefiero los blogs, dónde va a parar :P

Jejes, me hace gracia la interpretación de todos, porque yo usaba el blog como metáfora de lo difícil que es envejecer y desaparecer solo, como lo hacen muchos ancianos, que me muero de pena.

Trini dijo...

Sara: mi opinión es que un blogs es parte de tí misma. Si te gusta escribir y vuelcas en las entradas parte de tus deseos, sueños y esperanzas, nunca morirá, ni envejerá. No importa que te comenten o no. Siempre hay alguién que te lee, aunque tu no lo sepas. Escribe, no dejes de escribir, porque en las letras va parte de tu alma y eso se percibe en quien lo sigue. No te desilusiones. Va por etapas. A veces se te ocurren cosas muy grandes, otras pequeñas, pero todas importantes. En la vida no todo es trascendental y tirar cohetes. A veces las pequeñas cosas son las que dan ilusión a los días. Animo y adelante. Besos.

Arwen dijo...

Que triste Sara...pero bueno me ha gustado mucho la entrada muy original...besitos

saroide dijo...

*Trini: jejejjeje, gracias, pero no es un relato en primera persona, tranquila :)

*Arwen: ¡no quiero ponerte triste! :P

Alí Reyes H. dijo...

Relato triste sin duda. Pero creo que no hay que llegar al extremo. Fíjate:

Antes escribía semanalmente, y te puedo asegurar que era un estrés. Ahora lo hago cada 2 a 3 se,anas, pero es porque me parecen que las enntradas son mejores, el tiempo para construirlas es mayor y los aportes de los comentarios deben tener su tiempo, total, aunque lo tomo con calma, lo hago con más dedicación. Y al fin y al cabo, aiguien dijo "Escribe, escribe...que algo queda"

saroide dijo...

*Alí: ¡gracias por comentar! La verdad, yo ahora me lo tengo que tomar con más calma porque me achuchan mucho en el trabajo, pero sigo disfrutando con el blog, ¡y mucho! Me da posibilidad de expresarme y os he conocido a todos vosotros, un grupo fiel al blog (que ojo, yo también lo soy a los vuestros).

No obstante, insisto en que no es una historia personal, es un cuentecito sobre la soledad y la senectud, con un blog como protagonista. ¡Este blog, el mío, aún es un chaval! :)

BUENAS NOTICIAS dijo...

Uy, qué angustia este final. Querida Saroide, vigila que últimamente están cobrando vida muchos seres inanimados de tu entorno, a ver si, al final, se te van a zampar a ti..... jajajaja
Gemelilla, me encanta tu imaginación y ese mundo fantástico que recreas, en el que todo es posible. Kisssssssss

saroide dijo...

*Buenas Noticias: ostrás, pues no lo había pensado, todo cobra vida a mi alrededor, es un complot bloguero jajajaja. Besos, mi Gemela online :)

ordago13 dijo...

que nunca le pase a tu blog...

saroide dijo...

*órdago: ¡gracias, ni al tuyo! :)

Perla del Turia dijo...

Es curioso encontrarse algunos blogs en la red, intensísimos, fantásticos, que han durado 3 meses y jamás se volvieron actualizar. Parece que todavía notas en el ambiente la energía con la que los parieron. Y cómo vino, se fue. Más triste es la muerte lenta de los que acaban aburriéndose a sí mismos... ¡Me ha dado penita ese pobre blog!!!

Möbius el Crononauta dijo...

Los blogs se perderán, como lágrimas en la lluvia...

Con tanta tecnología creo que llegará el dia en que los únicos rastros de nuestra civilización estarán grabados en piedra.

Saludos

saroide dijo...

*Perla: es verdad, cuántos blogs efímeros hay. Es que actualizar es cansado...

*Möbius: ¡interesante lo que apuntas, como siempre! Como buen contenido virtual, los blogs son susceptibles de esfumarse; fus, y adiós. Qué inquietante...

David Carrascosa dijo...

Es decir, Sara, que cuando el blog se va volviendo cebolleta es cuando va avisando de su final, no?

Por cierto, veo que Martes escribe tan bíén como Viernes!

Besos y buen puente!!

Rembrandt dijo...

Sara
Leyendo tu post de hoy vino a mi mente una bella canción de Sui Generis , por si no la conoces te dejo alguno de sus versos.

"Una vejez sin temores
y una vida reposada,
ventanas muy agitadas
y una cama tan inmóvil.

Y un montón de diarios apilados
y una flor cuidando mi pasado
y un rumor de voces que me gritan
y un millón de manos que me aplauden
y el fantasma tuyo, sobre todo
cuando ya me empiece a quedar solo."

Muy bueno tu texto ,una muy linda metáfora sobre la caducidad de todas las cosas.

Besotes muchos.

Luis Carlos dijo...

Hola niña:
Para emepzar, estás melancólica, al menos así lo sentí, pero independientemente de esto, en cada línea está tu personalidad, que por cierto admiro. Yo no quieisera que el gatito virtual dejara de husmear, y sólo tú tienes la varita mágica para permitir que siga maullando.
Siempre voy a quedar azul con tu excelente manera de escribir, y en esta oportunidad, no existe la excepción de la regla.

Un beso para vos, y espero encontrarte muchas veces más

Luis Carlos

saroide dijo...

*David: claro, los blogs van avisando de su final, aunque a veces no lo vemos a tiempo, sólo cuando los devora su gatito...

*Rembrandt: sí señorita, siempre captas lo que quiero decir, el lenguaje oculto... o subtexto que llaman los que saben de estas cosas; tus visitas son un placer. :)

*Luis Carlos: jeej, como bien dices, estoy melancólica, pero también alegre y con más ganas de escribir que nunca. Es sólo un poco de cansancio acumulado lo que me impide seguir a tope, pero no las ganas, eso nunca.