viernes, 27 de febrero de 2009

Dioses de un mundo menor

Hoy en el cercanías me he dado cuenta de por qué tantas personas estamos enganchados a los emepetreses y diversos aparatos portátiles de música. Porque nos permiten ser dioses a pequeña escala de un mundo privado, único e irrepetible, seres supremos capaces de decidir –al menos por unos minutos- los límites entre el Bien y el Mal, lo que Debe ser y lo que No, la dimensión y elasticidad del Tiempo que transcurre. En nuestras listas de canciones definimos el complejo mapa de ese mundo, una geografía personal de altos y bajos, montañas altas y lejanas, cercanos valles y depresiones donde acunar nuestros sueños, ríos que discurren tranquilos, otros que arrasan llevándoselo todo por delante. Un mundo donde habitan criaturas sonoras hechas a nuestra imagen y semejanza. Seres a los que insertamos en esa lista, un lugar que no comprenden, esperando que hagan algo en él, que busquen su lugar. Como si fuera fácil.

Sin saberlo, todos llevamos en el bolsillo un pequeño mundo, una reproducción sonora de nuestros corazones a la que manejamos con la frialdad propia del dios del Antiguo Testamento: “Sacrifica a tus hijos”, “Te fulmino de mi lista”, “Te mandaré la plaga de mi indiferencia, maldita canción”. “Y mañana tras un gran diluvio de iTunes, crearé otro mundo que pueda manejar a mi entero antojo”. Oh, sí.

25 comentarios:

marguis dijo...

Mi favorita:
"Haré que te repitas hasta que lo bueno que haya en ti desaparezca!!!"


Por todas las veces que he escuchado una canción una y otra vez hasta que la he aborrecido... ¡Por la diosa!

Señorita Puri dijo...

Yo me he quedado sin palabras ni sonido. Lo que se dice en Mute, vaya. Gran entrada Saroide. Besitos.

saroide dijo...

*Marguis: ¡por la diosa del emepetrés! Buen finde, Linda.

*Sñrta.: GRACIASSSSSS, me gusta cuando callas y no estás ausente del blog :P

El chache dijo...

Pues si, no lo habia pensado nunca, pero es genial el poder decidir al menos que musica escuchar.
Queremos ser dioses.
Un saludete

Arwen Anne dijo...

yo no dejo de escuchar musica, pero en el ordenador mientras estoy por aquí por internet o estoy pasando algo a limpio, y la que más escucho es la de ecos del rocio "hermano pasa de ella" es que me encanta

besos

Señorita Puri dijo...

(A los ipods pijos les gustaba mucho Shuffle Mamón). pásalo.

saroide dijo...

*Chache: exacto, esa libertad endiosada no los la arrebatarán :)

*Arwen Anne: jejeje, no coincidimos en gustos musicales. ¡Pero eso es lo bueno! Bs.

*Puri: jjajajajajjaja, lo pasaré; jajajajjaj

Outsider dijo...

"Te escucharé hasta la saciedad y despues te repudiaré y no te volveré a escuchar porque diré que te he escuchado demasiado..."

"Te escucharé porque otros te escuchan, no me gustarás, te seguiré escuchando para no ser distinto al resto y cuando nadie te escuche ya, me empezarás a gustar"

Sí... el mundo está lleno de Dioses...

saroide dijo...

*Outsider: jajajajaja, exacto, así tratamos a nuestra pobre musiquita, somos lo peorrrrr. Me encantan tus comentarios tan curraos, en serio :)

Fernando Manero dijo...

Necesitamos la música, necesitamos evitar los ruidos que nos incomodan. Yo no suelo utilizar esos artilugios por la calle. Pero recurro a ellos en el coche, en casa, y hago uso de su enorme capacidad para recopilar las músicas que te gustan y seleccionarlas en función de lo que necesitamos en cada momento. Un cordial saludo

David Carrascosa dijo...

El otro día, sin que ella me viera, anduve un rato detrás de una amiga ediosada por uno de estos aparatillos. Cantaba y bailaba por al calle. Fue flipante, tras que me descubriera, nos reimos un montón.

Un gran post; muy imaginativo, como siempre.

Besos y buen fin de semana!

Perla del Turia dijo...

Me uno a Señorita Puri: me dejas mute, Saroide. Maravilloso post... Yo, aunque no deba confesarlo, debo de ser agnóstica de mí misma porque reconozco que voy por el mundo sin MP3. Me encanta escuchar las conversaciones ajenas -puro interés antropológico- y aparte ya tengo mucha tendencia a reconcentrarme en mí misma como para aislarme proactivamente... De todas formas, leyendo tu post, creo que me voy a hacer Diosa de un mundo menor ahora mismo. :) Besos

saroide dijo...

*Fernando: es verdad, con o sin cacharros portátiles es importante rodearnos de la música que necesitamos en cada momento. ¡Gracias por tu visita y tu comentario!

*David: jejjeje, qué bueno. Lo que os tuvísteis que reír. Si a mí alguna vez me pillaran ensimismada en mi música, vaya pintas también :). ¡Un besote y buen finde!

*Perla: ¡me pasaba justo como a ti! Me gustaba sentir la realidad a mi alrededor -en el metro y el tren también analizo a la gente jijij- y no era capaz de llevar música que me aislara. ¡Pero ahora estoy enganchada! También influye que tardo más de 1 hora en llegar al trabajo y sólo la música y un buen libro lo hace llevadero...

BUENAS NOTICIAS dijo...

Yo no solía utilizar mp3 pero me regalaron uno y, ahora, de vez en cuando, salgo a la calle con los cascos. Y, mira, en esos momentos siento como si no fuera mi vida la que pasa ante mis ojos sino una película ajena a mi, con banda sonora a todo trapo. Eso sí, la película va de una tía estupenda, jajaja
Besos!!!!!!

saroide dijo...

*Buenas Noticias: claro, ponemos nuestra banda sonora, para hacerlo todo más llevadero y, por qué no, más nuestro. Un rincón, una cara, una tienda... entran a formar parte de nuestra filmografía personal. ¡Gracias por comentar! :)

Illystil dijo...

Nunca se me había ocurrido planteármelo así. Curioso...

Pues mira, me encanta la idea: un mundo a mi imagen y semejanza y a la de nadie más, que nadie más que yo controla. Donde puedo perderme a mi antojo, ser yo misma... y encima, compuesto de notas musicales. ¿Se puede pedir algo más?

Un post muy interesante. Besotes

saroide dijo...

*Illystil: ¡gracias! La verdad, yo caí también el otro día en verlo así, como un pequeño mundo de notas a nuestra imagen y semejanza. Y no pude evitar plasmarlo en una entrada :)

spottorno dijo...

Y además de manejar a los artistas enlatados, manejamos nuestro entorno, poniéndole banda sonora al mundo. Así el que está triste, protagoniza una canción alegre, y la señora de pueblo le pone cara a un jazz refinado y cultureta.
Siempre me he dedicado mucho a este pasatiempo. Me ha gustado el post.

ordago13 dijo...

no habia un libro de alguien llamdo dioses menores o algo asi...

me suena pero no me acuerdo, de cualquier forma tu texto esta muy bien

¿para cuando el guion de un corto?

marguis dijo...

"Dioses Menores" de Terry Pratchett
http://tienda.cyberdark.net/dioses-menores-mundodisco-13-n537.html

Uno de mis autores satíricos favoritos...

saroide dijo...

*Spottorno: exacto, dioses de nuestro alrededor eso somos (cuando nos dejan). ¡Me alegra que vuelvas por mi pequeño blog!

*Órdago: un corto molaría :). Pero lo que más me apetece hacer es una serie de humor. Ay, ¿pero cuándo?

*Marguis: no conocía el libro, pero justo me estoy leyendo la primera novela de Pratchett que ha caído en mis manos y me está molando bastante: "¿Guardias? ¡Guardias!". Tiene mucha gracia cómo escribe el tío.

marguis dijo...

¡Guardias!¿Guardias? es uno de los mejores de la saga...
Te recomiendo que luego te leas "Mort" me reí un montón con ese.
Como ves soy una gran fan de la serie, me debo haber leído como unos 15...

saroide dijo...

jjjejeje, tomo nota. Qué mona eres :)

Illystil dijo...

Yo también soy fan de Terry Partchett. "¡Guardias! ¡Guardias!" es uno de los mejores. Pero te recomendaría también los de las brujas: "Brujerías" y "Brujas de viaje" En serio, son para morirse...

Besoss

saroide dijo...

*Illystil: jjajajjaa, veo que los fans de Terry Pratchett abundan por estos lares. La verdad, me ha costado un poco cogerle el punto, pero tiene cosas geniales y un lenguaje rico y muy divertido. Como por ejemplo, esta frase que extraje el otro día del libro, que describe una mazmorra:

"En un extremo lejano, una rejilla en lo más alto de la pared dejaba entrar la mera sospecha de una luz mortecina de segunda mano".

No me digáis que no es brutal. s :)