miércoles, 12 de noviembre de 2008

La dictadura del bostezo

No conozco ser más posesivo que el bostezo. Es un abusón que se aproxima a ti cuando menos te lo esperas y se adueña, por las bravas, de cada uno de tus actos. Hablas… bostezo. Levantas la mano… bostezo. Te agachas… otro bostezo. Cuando bostezas, cada músculo de tu cara se contrae, la mandíbula se abre desesperada, tu mente se vacía de todo pensamiento. Tú no bostezas, el bostezo te bosteza a ti, habla a través de tu desencajada boca y mira por tus ojos entrecerrados. El bostezo te atrapa, te sostiene con fuerza, te retiene hasta que se aburre de tu presencia. Porque es él, y no tú, quien decide cuándo marcharse.

Y es que existe un instante de tedio para el caprichoso bostezo, en que por fin consiente en liberarte. Pero no te deja por las buenas, qué pensabas, sino con una condición: que lo contagies a otro incauto. Así, durante unos segundos, sois dos –a veces más- los que estáis absorbidos por él, mientras os hace suyos en una catarsis absurda. Es su triunfo: el bostezo ha conquistado todo lo posible dentro de ti y a tu alrededor. Y entonces, sólo entonces, busca nuevas víctimas a las que someter a su implacable mandato.

10 comentarios:

Mon dijo...

Jajajajajajaja... maencantao. Aunque peor dictador es el hipo. Te maneja cual marioneta, y no te permite llevar una vida normal... menos aun si eres neurocirujano, o estás robando panderetas... un peligro, vamos.

saroide dijo...

jajaj, otra gran segunda parte por hacer. A ti y a Srta. Puri os voy a dejar que hagáis las segundas partes de mis entradas del blog, son mejores que las primeras, qué conio.

Alcaudón dijo...

Sí es verdad, el bostezo y el hipo, uffff, qué pendejos. Y la gusa?? Eso sí que es contagioso. Comienzan las tripillas a solicitar trabajo, y la mente se nubla con imágenes de deleites culinarios como el bocata de panceta o el pincho de torti y entonces es irremediable comentarlo y se propaga una pandemia de salivación incontrolada. Menos mal que tiene una cura fácil y placentera. Mmmmm, qué rico todo.
bss Sari
PD: qué tal tu finde en V??

Señorita Puri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Señorita Puri dijo...

Según he visto la foto del gato he empezado a bostezar, luego Mari, de la caja número 6 (la de mi izquierda), ha bostezado, y luego ya todo el supermercado entero estaba bostezando, hasta que hemos caído en un estado de sueño, como el anuncio de Flex. Pues igual. Despertamos cuando saltó la alarma porque alguien había aprovechado para robar una caja de pantys. Eso es porque quien lo hizo no tenía empatía y estaba despierto, que lo he leído yo en el Psicologies. Endevé la gente cómo es.

saroide dijo...

Jjejeje, me estoy imaginando a todos los del súper ralentizados por el sueño y cómo el ladrón de pantys, que sale airoso, se pone el panty en la cabeza y se va directo a robar un banco donde ha puesto una nana en el hilo musical para que, una vez más, les entre sueño a todos menos a él. Tipo listo.

Señorita Puri dijo...

jajajaja el bucle sin fin! Saroide, definitivamente tenemos que escribir un libro a 3 manos, Mon tú y yo. Pero, ahora que lo pienso, tendría que ser un folio grande , un DIN A3 mínimo, porque sino con tanta mano nos vamos a liar y a tapar.

saroide dijo...

Podemos escribir un libro a tres manos, lo que no estoy tan segura de que sea tan fácil hacer "à trois" es plantar un libro y tener un hijo, los otros dos grandes objetivos de la vida :P. ¿Imaginas? Qué lío.

Señorita Puri dijo...

¿plantar un libro? bien, es posible aunque no fácil si la tierra está muy dura. Incluso podemos tener un libro y dejar plantado a un hijo.
Yo dejé plantado a mi dermatólogo el lunes, por ejemplo y no me resultó tan difícil. Claro que fue por culpa del tráfico.
(Bueno siempre lo es, la verdad)

saroide dijo...

jjaja, quería decir plantar un árbol. Se me va...

Aunque tienes razón: lo suyo es tener un libro y dejar plantado a un hijo; o, por qué no, plantarlo cual niño repollo-Cabbage patch kid.